Las estadísticas reflejan que más del 50% de las mujeres y un 20% de los hombres reconocen no sentirse satisfechos con su vida sexual. En la mayoría de los casos esta insatisfacción está relacionada con una disfunción sexual.

La Disfunción sexual se define como una dificultad que aparece en cualquier fase del acto sexual: Excitación, Deseo, Orgasmo o Resolución y  que impide que la persona o la pareja disfrute del acto sexual

Las disfunciones pueden aparecer en cualquier etapa de la vida de forma gradual o repentina y  en personas que previamente han tenido una vida sexual satisfactoria.

En algunos casos se pierde la capacidad de disfrutar del sexo y en otras los problemas afectan sólo a una de las fases del acto sexual; por ejemplo al deseo o al orgasmo.

Sin embargo, los problemas que ocasionan trascienden el ámbito sexual:

  • Problemas en la relación de pareja (normalmente relacionados con un fallo en la comunicación).
  • Distanciamiento emocional.
  • Evitación de las relaciones íntimas.
  • Baja autoestima.
  • Depresión.
  • Sentimientos de vergüenza

Los problemas sexuales que tratamos son:

sexualidad

Objetivos de la terapia sexual:

  • Disfrutar de la sexualidad
  • Comprender las fases de la actividad sexual
  • Aceptar tu cuerpo y disfrutar de este
  • Aprender a dar y recibir placer erótico
  • Aprender a disfrutar del sexo de forma completa sin centrarse en el orgasmo
  • Conocer tus necesidades sexuales y las de tu pareja
  • Desarrollar expectativas realistas
  • Mejorar la comunicación sexual
  • Vivir la sexualidad de una forma abierta sin prejuicios, miedos o vergüenza y temores sobre la sexualidad

 

¡Compártenos en las redes!