La psicología positiva es el estudio científico de todo aquello que hace que la vida merezca la pena, y la aplicación de sus resultados a entornos como la educación, el trabajo y el desarrollo personal. La investigación en este campo se interesa por temas tales como:

  • El bienestar subjetivo (la “felicidad”).
  • Los estados de ánimo y las emociones positivas: alegría, risa,
    satisfacción, interés, amor romántico, elevación, “fluir”…
  • Los placeres sensoriales, intelectuales y estéticos.
  • Las fortalezas y las virtudes.
  • Prácticas saludables como el optimismo, la gratitud, la meditación, el
    ejercicio físico o la expresión artística.
  • Los intereses, las habilidades y los logros.
  • Las relaciones personales positivas.
  • Las instituciones (educativas, laborales, políticas…) positivas.
  • La transcendencia y el sentido de la vida.

Se trata de un campo de estudio reciente, creado a partir de las iniciativas de Martin Seligman, durante su año como Presidente de la American Psychological Association en 1998. Según Seligman, la psicología académica se había centrado desde al menos medio siglo en tratar y curar las patologías de la mente humana, olvidándose casi por completo del otro lado de la moneda: el potencial humano. Con algunas notables excepciones, como la psicología humanista de Abraham Maslow y Carl Rogers, la psicología se ha dedicado a ayudar a las personas a pasar del “-10” al “0”, en su bienestar mental, sin pensar si es posible continuar del “0” al “10”. Por tanto, el campo de la psicología positiva pretende complementar nuestros avances en el conocimiento de los trastornos mentales con un mayor entendimiento del lado positivo de la vida.

¡Compártenos en las redes!