La palabra “Mindfulness” ha sido traducida al español como Atención Plena o Presencia Mental. Durante los últimos 30 años, la práctica de Mindfulness o Atención Plena está integrándose a la Medicina y Psicología de Occidente. Es aplicada, estudiada científicamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.

Aunque la práctica de Mindfuless ha sido recientemente integrada a la Medicina y Psicología de Occidente, se trata de una práctica muy antigua que se origina hace más de 2500 años y constituye la esencia fundamental de las prácticas Budistas.

John Kabat-Zinn define Mindfulness como:

“Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”.

Ello nos permite aprender a relacionarnos de forma directaMindfulness con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente. Se toma conciencia de la realidad, dándonos la oportunidad de trabajar concientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida o con los desafíos de nuestra vida. En contraposición, una vida en la que no ponemos atención, en la que nos encontramos más preocupados por lo que ocurrió o por lo que aun no ha ocurrido, nos conduce al descuido, el olvido y al aislamiento, reaccionando de manera automática y desadaptativa.

La atención plena nos ayuda a recuperar nuestro equilibrio interno, atendiendo de forma integral a los aspectos de la persona; cuerpo, mente y espíritu. Practicando la atención plena desarrollamos una mayor capacidad de discernimiento y de compasión. La práctica de esta atención abre la puerta hacia nuevas posibilidades, nos trae al aquí y al ahora, nos invita a vivir una vida de manera plena y en el presente.

Los beneficios de la Práctica de Mindfulness son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora.
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son.
  • Conciencia de aquello que se está evitando.
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea.
  • Mayor conciencia de los juicios.
  • Aumento de la conciencia de si mismo.
  • Menor reacción frente a experiencias desagradables.
  • Menor identificación con los pensamientos (no soy lo que pienso).
  • Reconocimiento del cambio constante (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van).
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional.
  • Mayor calma y paz.
  • Mayor aceptación y compasión de si mismo.

Aplicaciones Clínicas y Desarrollos Científicos

A partir de la introducción de la meditación Mindfulness y la Reducción de Estrés basada en Mindfulness en la medicina y el cuidado de la salud en Occidente en el año 1979, existe un gran número de investigaciones y evidencia clínica que demuestran la eficacia de este y otros abordajes basados en Mindfulness. En los últimos cinco años el número de estudios científicos es cada vez mayor, generando una creciente atención e interés.

El Mindfulness ha generado beneficios para las personas en la enfermedad coronaria, hipertensión, el cáncer, Dolor crónico, fibromialgia, Diabetes Tipo I, Ansiedad, Asma/Trastornos respiratorios, Psoriasis, Cefaleas, Depresión, Esclerosis Múltiple,  y ha demostrado que mejora significativamente la calidad de vida asociada a la salud (funcionalidad, bienestar, reducción en síntomas físicos, menor nivel de estrés psicológico, según Reibel, 2001).

¡Compártenos en las redes!