Calogopediada persona tiene sus propias peculiaridades y su propio estilo de aprendizaje. Debemos conocer su mundo afectivo, cognitivo y motivacional para poder diseñar la intervención más adecuada. Trabajamos con una metodología flexible, lúdica, sistemática y significativa, dirigida a pequeños grupos o de forma  individual según cada caso.

Nuestros objetivos se centran en la mejora o refuerzo de los trastornos presentes, ofreciendo un servicio personalizado y especializado.

Dentro de los trastornos del habla, nos dedicamos a aquellos referidos a la articulación y al ritmo. Podemos encontrar frecuentemente Dislalias (dificultad en la correcta articulación de los fonemas o grupos de fonemas y es uno de los trastornos más frecuentes de las patologías del lenguaje), Disglosias (incorrecta articulación de los fonemas causada por una malformación de las estructuras orofaciales), Disartrias (incorrecta articulación de los fonemas y que tiene un origen neurológico, localizándose en las zonas del sistema nervioso central, que gobiernan los músculos de los órganos fonatorios). Es muy positiva la reeducación, siendo muy recomendable recibir  tratamiento precoz.

Otros son los trastornos del lenguaje, alteraciones, anomalías o perturbaciones que dificultan en mayor o menor media la comunicación lingüística, y que pueden afectar tanto a aspectos lingüísticos (fonológicos, sintácticos, semánticos, de comprensión o de expresión) como intelectuales, ya que estos pueden llegar a interferir en las relaciones de quienes los padecen, en su rendimiento logpedaescolar, social y familiar. Se trata de aquellas perturbaciones que afectan tanto a la producción como a la recepción del habla. En cuanto a las causas son muy variadas, de tal manera que podríamos hablar, entre otros, de trastornos del lenguaje orgánicos (siempre que la causa del trastorno fuese debida a una lesión, o disfunción cerebral o del sistema nervioso), funcionales o articulatorios, retrasos en la adquisición del lenguaje, o trastornos del lenguaje asociados a cuadros clínicos, dentro de los cuales pueden destacar: Trastorno Específico del lenguaje (TEL), Trastorno del Espectro Autista (TEA), Trastornos de Lectoescritura y Afasias.

También se presentan los trastornos de la voz. En este caso pueden darse Disfonías disfuncionales  – aquellas disfonías que implican una mala utilización de la voz, sin lesión aparente, donde hay una alteración de las características acústico-perceptuales de la voz (respiración, resonancia, audición,…).

Dentro de las disfonías disfuncionales cabe diferenciar entre las hipertónicas y las hipotónicas. También existen las disfonías por lesiones Adquiridas o congénitas; Disfonias Infantiles , aquellas que pueden ser por  una alteración orgánica del aparato fonatorio o bien por un trastorno del desarrollo psicomotor, afectivo o intelectual del niño. En ambos casos el resultado será un sobre-esfuerzo vocal que generará una dificultad o una alteración de la fonación.  Otros trastornos son las  Presbifonías o las Laringectomías. En cada uno de estos, la intervención del logopeda es fundamental.

Otros problemas son aquellos en  la Audición. En las sorderas profundas (pérdidas de más de 90 db), hay una destrucción de las células ciliadas, por lo que el implante coclear hace la función de dichas células enviando la señal eléctrica al cerebro. En este caso  la diferencia del implante coclear frente a otras ayudas técnicas como los audífonos, es que este no es un amplificador, sino que crea señales auditivas. Sin embargo, la audición que se consigue con el implante coclear no es como la audición natural, por lo que es MUY IMPORTANTE la reeducación logopédica para aprovechar la señal acústica que recibe el paciente implantado.

Finalmente pueden presentarse aquellos trastornos Miofuncionales y Orofaciales, Disfasias, Deglución Atípica, Hipotonía de la musculatura facial, así como aquellos otros donde se deba dar una reeducación de patrones funcionales alterados, interposición y/o empuje lingual.

La Atención Temprana  es un grupo de técnicas educativas especiales llevadas a cabo con el objetivo de conseguir un óptimo desarrollo de las capacidades de los niños en la primera infancia para corregir trastornos reales o potenciales en su desarrollo, o para estimular capacidades compensadoras. En los primeros seis años de vida, el desarrollo del niño se caracteriza por la adquisición de funciones básicas como el control postural, la marcha o el lenguaje. De tal forma que la consecución progresiva de las metas acordes a la edad del niño en su desarrollo, irá permitiendo la aparición de nuevas habilidades y la mejora de las ya adquiridas. Creemos que una buena evaluación es el paso más importante para poder orientar y asesorar en nuestro trabajo.

¡Compártenos en las redes!