¿Qué ES la HIPNOSIS?

En la actualidad no hay una definición consensHipnosisuada de la Hipnosis que dé una explicación de su funcionamiento, pero sí existen dos grandes modelos teóricos en relación a la hipnosis: los que creen que es un estado alterado de conciencia y los que no creen que exista este estado alterado. Y otras dos visiones encontradas vinculadas a la práctica clínica y a la experimentación. La Asociación Americana de Psicología (APA, 1993) la define como un procedimiento en el que un especialista sugiere a una persona que experimente cambios en sus sensaciones, percepciones, pensamientos o conducta.

¿Qué NO es Hipnosis?  

  1. La hipnosis no implica una pérdida de la conciencia: las personas hipnotizadas permanecen totalmente conscientes de los estímulos externos que les rodean, conservan el control y son observadores de sus propios procesos mentales durante la hipnosis.
  2. La Hipnosis no es una forma de sueño. Hoy en día la investigación experimental evidencia que la activación cerebral durante la hipnosis no tienen relación con los patrones del sueño.
  3. La hipnosis es voluntaria. La hipnosis no implica una rendición de la voluntad del hipnotizado y no puede experimentarse si la persona no lo desea. Por ello decimos que: toda hipnosis es autohipnosis.
  4. En Hipnosis las personas mantienen el total control de la experiencia. Toda hipnosis es autohipnosis y la persona es plenamente consciente y activa durante todo el proceso hipnótico. Además existen una serie de barreras antisugestivas (Lozanov, 1971) que imposibilitan que alguien pueda hacer algo en contra de su integridad física, moral o ética.
  5.    La hipnosis no es peligrosa. La hipnosis en sí misma no es peligrosa. En todo caso el mal uso de esta herramienta, como de cualquier otra, por un profesional no cualificado.
  6.    La hipnosis pertenece al campo clínico y experimental. Desde los inicios de la investigación en psicología y medicina se viene manejando la hipnosis como una potente herramienta de trabajo siendo utilizada bajo denominaciones distintas. Autores que la utilizaron: W. James, Pavlov, Cajal, Wundt, Hull, Eysenck, Jacobson, Goldstein, Ellis, etc…
  7.     La facilidad para ser hipnotizado o susceptibilidad hipnótica depende principalmente de variables internas del sujeto. A diferencia de las creencias más extendidas, las características del hipnotizador son poco relevantes. Las variables más importantes son las actitudes, expectativas, motivación, capacidad de imaginación e implicación emocional del hipnotizado.
  8.     La persona hipnotizada recuerda lo que ocurrió durante las sesiones de hipnosis. Los casos de amnesias espontáneas posthipnóticas son infrecuentes.
  9.   En hipnosis se pueden inducir o facilitar la creación de falsos recuerdos. Especial cuidado en no inducir con sus preguntas o indicaciones falsos recuerdos, y explicar que los aspectos recordados no siempre han de ser ciertos aunque esa sea la experiencia subjetiva que experimenten al finalizar la sesión de hipnosis.
  10.   La Hipnosis no es una terapia, es una herramienta o un proceso, dependiendo de las interpretaciones y orientaciones teóricas, que incrementa la eficacia y eficiencia de cualquier tratamiento aplicado en la consecución de un objetivo terapéutico.
  11.   La Hipnosis no puede dejar a la persona “enganchada” en un trance. Numerosos investigadores defienden la idea de que el trance no existe. En todo caso, si durante el trance o situación hipnótica se hubiera de interrumpir la experiencia, el sujeto se reincorporaría a su actividad habitual sin ningún esfuerzo, o bien han pasado directamente a un sueño fisiológico despertando más tarde, totalmente descansados.
  12. La Hipnosis no explicita psicopatologías “latentes” ni agrava sintomatología de trastornos psicológicos manifiestos. A lo largo de doscientos años de la historia documentada de la hipnosis no se ha podido demostrar que las personas sanas puedan desarrollar patologías por la hipnosis.
MiltonErickson

Milton Erickson

La Hipnosis Ericksoniana está orientada a conseguir los objetivos y la mejoría del cliente. Busca los recursos, la motivación y la positivación. Facilita el cambio desde el inconsciente para que genere sus recursos creativos y dé solución a sus problemas. Se obtienen resultados en muy pocas sesiones, y éstos no son sólo fruto de aplicar técnicas hipnóticas, la calidad de la escucha, la confianza en los recursos del cliente, el respeto por el proceso que esta viviendo y su admiración a la valentía que muestra en resolver su problema, forman parte del proceso. Esta actitud de acogida y de entrega al cliente son imprescindibles en la aplicación de la Hipnosis Ericksoniana, por ello hay que enmarcarla dentro de las Psicoterapias Humanistas.

Para más informacion sobre problemáticas a las que está dirigida como técnica complementaria, en:

Guy H. Montgomery, Ph.D. y Julie B. Schnur, Ph.D.
Integrative Behavioral Medicine Program. Department of Oncological Sciences. Mount Sinai School of Medicine (EE.UU.)

http://www.papelesdelpsicologo.es/vernumero.asp?id=1180

¡Compártenos en las redes!