La vida es como un libro que empezamos a escribir el día en que nacemos. Hay capítulos que no nos gustaría haber escrito, quizás nos dejamos llevar por el frenesí que causa la primavera o por la estimulación de un exceso de café por la mañana y acabamos escribiendo esas páginas erradas.